top of page

Necesitamos del Espíritu Santo

Estamos acostumbrados a saborear cotidianamente el amargo gusto que nos deja tantas noticias difíciles de encajar y afrontar: Las muertes injustas, el hambre en demasiados puntos del planeta, la violencia y la guerra que sigue enfrentando a pueblos enteros, el maltrato cruel en el seno de tantas familias,... Son muchos ¡tantos! los conflictos, con los que hemos de convivir todos los días: enfermedades, accidentes, pérdida del sentido de la vida, pisotones de quienes viven sólo por y para sus intereses,..., que no es siempre fácil mantener la llama encendida de la esperanza y encauzar nuestra vida hacia espacios de auténtica liberación y horizonte.


La vida, en muchas ocasiones se convierte en grito desesperado y angustiado.


Es necesario y urgente hacer contrapeso en la balanza de la vida. Urge buscar el difícil equilibrio que nos abra a descubrir la bondad fundamental que se esconde en tantas personas de buen corazón y en tantos gestos y signos que nos hablan de la vida, que nos llenan de luz y de gozo, que nos transmiten fortaleza para afrontar la cara oscura de los momentos difíciles.


Pentecostés, tras el entrenamiento del período pascual, es una bonita oportunidad para afinar las gargantas, roncas de tanto grito, y cantarle a la vida y retomar la musicalidad original del Dios que nos llama a la comunión, a la armonía, a la mesa compartida, al brindis de quienes son capaces de entrelazar sus brazos para cantar y bailar, para renovar las fuerzas y tomarle gusto al estar junto a los otros. La fiesta del Espíritu Santo es una gran posibilidad de volver a inflar los globos de la ilusión, la esperanza y la alegría compartida, tantas veces pinchados por el roce con los "aguafiestas".


No está de moda ni hablar del “espíritu” ni que te cataloguen de “espiritual”. Vivimos en tiempos materialistas. Valoramos las cosas por su utilidad práctica inmediata y sólo parece ser tenido en cuenta todo aquello que forma parte de lo eficaz, de lo medible y contable.


Por otra parte, en medio de un mundo globalizado y de informaciones inmediatas, de Internet y medios que nos interconectan aparentemente entre personas, pueblos, culturas y continentes distintos, no es difícil constatar la gran tragedia humana de la incapacidad para que los hombres y mujeres de la hora presente podamos entendernos, escucharnos y comprendernos lejos de la prolongada Babel que pone resistencias a un futuro más fraterno.


Además, crece entre nosotros la sensación de quien se siente “des- moralizado”, falto de fuerza interior, de energía para afrontar, con realismo y esperanza, los mil sinsabores, problemas, fracasos y crisis que nos va presentando la vida.


Necesitamos del Espíritu. Toda la creación, y nosotros como parte de ella, sigue gimiendo con dolores de parto. Tiene que nacer el “hombre nuevo”, la “mujer nueva”. Tenemos que dejar nacer al nuevo ser humano con rostro de Resucitado y entrañas de amor de Dios. Necesitamos del Espíritu capaz de generar “alma común” por encima de ideologías y posicionamientos distintos.


Necesitamos retornar al Espíritu, a una vida nueva, alentada por Él, capaz de rehacernos, de sacarnos del desencanto, de ponernos unos a otros con las manos tendidas. Necesitamos de la armonía que nos proporciona y el aliento que nos transforma. Necesitamos que el Espíritu nos humanice y nos ayude a encontrarnos con la verdad y la paz.

6 Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
Rated 5 out of 5 stars.

Verdaderamente es necesario dejar que el Espíritu Santo actúe en nuestras vidas, para eso hay que dejarle espacio, aparcar los egos y dejar que se obre el milagro.

Enhorabuena Kini por el artículo!!

Like

Ana Vallejo
Ana Vallejo
May 28, 2023

Un artículo capaz de calar en todos y cada uno de nosotros...gracias Joaquín por ser luz en una realidad palpable y transformar las parroquias en centros donde podernos ayudar las personas en donde la cultura sea la meta .....el proceso es difícil pero solo con amor a los demás se puede .......una parroquia debe ser evangelizadora y tú lo consigues porque nos llamás a la acción dentro de la iglesia .gracias

Like

Rated 5 out of 5 stars.

Necesitamos del Espíritu Santo para descubrir el rostro del Señor en cada hermano.

Like

Buenas tardes pater Joaquín......como siempre fantastico y profundo articulo. Inspirado por el espiritu Santo. Un muy fuerte abrazo Kini

Like

Rated 5 out of 5 stars.

Un artículo lleno de realidad y de esperanza. Dejemos que el Espíritu Santo nos renueve y llene de luz para que seamos capaces de transformar nuestro mundo a un espacio mejor.

Like
bottom of page