top of page

María, contemplativa de Jesús



Deja admirar, mirarte simplemente, dejar abierta sola la mirada, mirarte toda sin decirte nada, decirte todo, mudo y reverente.


No perturbar el viento de tu frente, sólo acunar mi soledad ajada en tus ojos de madre enamorada y en tu nido de tierra transparente.


Y allí, de tu mirada en la espesura, la envejecida sangre de mis venas filtra y decanta toda su basura

Mirarte, Madre, contemplarte apenas, el corazón callado en tu ternura en tu blanco silencio de azucenas.

Comentarios

Obtuvo 0 de 5 estrellas.
Aún no hay calificaciones

Agrega una calificación
bottom of page