top of page

Acogidos por el amor

“Siéntanse cada día escogidos para el amor” Papa Francisco

Puede que no esté de muy moda el compromiso, o la entrega a los demás, pero ser voluntario de Cáritas, como dijo el Papa Francisco en el 50 aniversario de Cáritas Italia, es sentirse cada día escogido para el Amor.


El voluntariado en Cáritas es para aquellas personas de fe con sensibilidad social que se PRE-OCUPAN especialmente de las personas que sufren, personas que viven en sus barrios, pueblos o ciudades. Personas adolescentes, jóvenes o adultas que, desde sus parroquias, movimientos o asociaciones de Iglesia, llevan a cabo su acción caritativa. En el voluntariado también participan personas que pueden haber estado algo alejadas de la Iglesia pero que confían en su labor, y a través del servicio a los más pobres y necesitados, pueden terminar acercándose, creciendo humanamente y en la fe.


Aunque de Cáritas quizás se sigue conociendo más el voluntariado que da cobertura a necesidades básicas (alimento y ropa), probablemente debido al importante rol que tuvo en cubrirlas desde el momento en que fue creada, Cáritas se ha ido adaptando a los tiempos.


Para la adaptación actual es importante, en una época en la que se acostumbra a vivir rápida e intensamente, o en la que todo es instantáneo, pararnos y levantar la vista para observar la realidad que nos rodea, ver la pobreza de nuestro alrededor, que a veces está oculta en la puerta del vecino, de esa persona que no tiene ninguna red de apoyo, que se siente sola, que es migrante, no tiene ingresos, no tiene acceso a la sanidad, está “desconectada de la vida” ya que no tiene acceso a la tecnología, no puede ayudar a sus hijos en su plena educación, que sufre problemas de salud mental, etc.


En medio de esta realidad que nos rodea, Cáritas, en la campaña institucional de este año, nos anima a formar parte del cambio de manera activa, bajo el lema: “Tú tienes mucho que ver: eres oportunidad, eres esperanza”.


En la actualidad, el voluntariado en la sociedad puede ser muy diverso, pero el voluntariado en Cáritas es oportunidad, es capaz de acercarse, palpar y sentir la vivencia del que sufre desde la cercanía, transmitiendo siempre esperanza. Una imagen representativa sería Jesús en el camino de Emaús; los voluntarios, junto a las personas que vienen solicitando ayuda, comparten el camino, escuchan, dialogan, ríen y lloran. Cuando hacemos un camino con alguien siempre quedan las huellas de los que caminan juntos. También los participantes dejan huellas en los voluntarios, que intentan acompañarlos sin juzgarles, sabiendo que a veces “la mochila del sufrimiento” que cargan algunas personas es inmensa.


Por todo esto, el voluntario de Cáritas ama y debe “sentirse cada día escogido para AMAR”.


1 commento

Valutazione 0 stelle su 5.
Non ci sono ancora valutazioni

Aggiungi una valutazione
Ana Vallejo
Ana Vallejo
27 lug 2023
Valutazione 5 stelle su 5.

Que bueno ...siempre lo pensé...siempre me gustó dar voz al más indefenso ... Al más vulnerable al que no tiene la oportunidad de dejarse oír ese al más pequeño indefenso de todos al ser humano simplemente a ese que la sociedad no quiere oír tenemos que ser nosotros los de a pie los que debemos intentar dar la mano llegando al corazón de la sociedad y que la sociedad se haga más sensible qué difícil a veces cuando somos nosotros mismos los que no queremos oír por ello hay que dar tantas gracias a Cáritas como su nombre indica es el corazón que mueve tantos organismos para llegar al corazón de todos ....... Debemos aportar y acoger simplemente por amor…

Mi piace
bottom of page