top of page

Sobre la libertad

Benjamin Constant realizaba en el ateneo de París su "Ensayo sobre la libertad de los antiguos contra la de los modernos" de 1818, el cual contribuyó a la formación de la concepción liberal y moderna de lo que entendemos por libertad. Dividiendo la idea colectivizada de los antiguos, practicada en las polis griegas de antaño con la nueva libertad, que no significaba más que la no coacción al individuo y sus asuntos.


Estas definiciones dialécticas popularizadas por Constant, contribuyeron a que dentro del imaginario colectivo se construyera la idea de que el liberalismo y sus revoluciones trajeron la libertad a las sociedades humanas, eliminando el “oscurantismo medieval de la Iglesia Católica”.


En este artículo procuraré eliminar prejuicios, además de proporcionar la concepción católica de la libertad, la cual es altamente desconocida entre los jóvenes, presenciado en las crisis asociadas a la misma que se vive hoy en día.


Alejando las definiciones modernas anteriormente expuestas, la Iglesia Católica, define la libertad a groso modo en su Catecismo, donde la elabora como:


El poder, radicado en la razón y en la voluntad, de obrar o de no obrar, de hacer esto o aquello, de ejecutar así por sí mismo acciones deliberadas. (...) La libertad es en el hombre una fuerza de crecimiento y de maduración en la verdad y la bondad. La libertad alcanza su perfección cuando está ordenada a Dios, nuestra bienaventuranza. (Catecismo de la Iglesia Catolica Nº1731)

El primer párrafo corresponde a lo que su Santidad el Papa Leon XIII definiría como “Libertad Natural” en su carta encíclica Libertas Praestantissimum de 1888, dividiéndola de la "Libertad Moral", elaborada más adelante. En relación a la Libertad Natural y su relación con la Iglesia, el Papa Leon XIII dice:


4. Ahora bien: así como ha sido la Iglesia católica la más alta propagadora y la defensora más constante de la simplicidad, espiritualidad e inmortalidad del alma humana, así también es la Iglesia la defensora más firme de la libertad. (León XIII, Libertas Praestantissimum, I “Doctrina Católica sobre la libertad”)

Su santidad dice esto precisamente para eliminar la presunta idea encontrada en la sociedad altamente secularizada de su tiempo y más de hoy en día, pues el problema no radica en la Libertad, que en su correcta interpretación siempre fue y será defendida por la Iglesia, sino por la errónea confusión entre la libertad y el acto de elegir, o libre albedrío, sea esto fundamentado en la razón y la naturaleza o no.


Para entender por qué la Iglesia en su catecismo define la perfección de la libertad bajo el ordenamiento Divino, se debe a la posibilidad de escoger entre el bien y el mal, lo que corresponde al concepto de Libertad Moral. Lo determinante del asunto, son los efectos que el bien y el mal libremente escogido tienen a posteriori en nuestra libertad.


Un ejemplo en relación a los efectos del discernimiento entre el bien y el mal podría darse en el consumo de drogas, imaginemos que una persona se está inyectando un “shot” de Heroína, en un principio parecería que hay una libertad completa en su accionar, pues posee plena conciencia y responsabilidad en su decisión y puede que la exponencial subida de dopamina le motive a inyectarse una segunda vez, y una tercera, y una cuarta, pero a la quinta, sexta o séptima vez empezará a notar cambios, tanto fisiológicos, conductuales como en su capacidad de decidir, esa persona, y si esta persona, ante un arranque de conciencia intenta dejar el consumo de esta droga, encontrará dificultades al hacerlo, en ese entonces podríamos decir que, la elección de un mal, antes que aumentar o mantener su libertad, le privó de la misma.


Este ejemplo se podría asumir que ocurre sólo en casos de adicción, pero las malas juntas, una mala dieta, mentir o esparcir rumores, todos estos actos considerados moralmente malos poseen un efecto negativo en la capacidad de decisión a futuro y por ende en nuestra libertad. Puede que las malas juntas te impidan expandir tus posibilidades a nivel de relaciones enriquecedoras, laborales o académicas, puede que una mala dieta limite tu condición física y tu salud, por ende limitando lo que puedas o no hacer a futuro. Es así como la Libertad Moral está irreconciliablemente anclada a la Libertad Natural y cómo pretender una “libertad” que acepte o fomente la realización de malas decisiones o pensamientos es contradictorio en sí mismo.


A partir de ello, y siguiendo las características que el Doctor Angelical, Santo Tomás de Aquino ofrece sobre Dios y su naturaleza divina, al definirlo como “puramente bueno y de bondad absoluta” se puede llegar a que las buenas decisiones y pensamientos, llevan a Dios y que guiarse por el mismo, lleva al perfecto ejercicio de la libertad, cuyo último fin es la Santidad de la persona.


Concluyo el artículo por lo tanto, exhortando a los jóvenes, y especialmente a estos, a discernir sobre la libertad, a actuar con responsabilidad y a informarse sobre las enseñanzas de la Iglesia sobre esto, en caso de que sea un joven bien encaminado, que aproveche su libertad para acercarse más a Dios y en caso de un joven que atraviese mayor dificultad, que esto sirva como reflexión para una futura reconciliación.



 

Fuentes:


Catecismo de la Iglesia Católica, Tercera Parte: La vida de Cristo, Primera Sección: La Vocación del Hombre: La vida en el espíritu, Capítulo Primero: La Dignidad de la Persona Humana, Artículo 3: La Libertad del Hombre, extraído de https://www.vatican.va/archive/catechism_sp/p3s1c1a3_sp.html


León XIII, Carta encíclica Libertas Praestantissimum, sobre la libertad y el liberalismo extraído de https://www.vatican.va/content/leo-xiii/es/encyclicals/documents/hf_l-xiii_enc_20061888_libertas.html


Contenido Recomendado:


Juan Pablo II, Carta encíclica Veritatis Splendor, sobre algunas cuestiones fundamentales de la enseñanza moral de la Iglesia https://www.vatican.va/content/john-paul-ii/es/encyclicals/documents/hf_jp-ii_enc_06081993_veritati s-splendor.html


Alejandro Chafuen, Benedicto XVI y la libertad, extraído de https://es.catholic.net/op/articulos/44633/cat/418/benedicto-xvi-y-la-libertad.html#modal


En Inglés:

The Thomistic Institute, Freedom (Aquinas 101), extraído de https://www.youtube.com/watch?v=oQ5P0k6Pwb4&ab_channel=TheThomisticInstitute


Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page