top of page

El inestimable valor de la familia

En estas breves palabras, es mi deseo dejar patente a toda aquella persona que las lea la necesidad de tener en nuestra vida personal y colectiva valores que la guíen y sean como la brújula que nos indique el rumbo a seguir. De esta manera, podremos llegar a buen puerto y no naufragar en la travesía durante nuestra efímera existencia terrenal. De lo contrario, estaríamos como un barco a la deriva, sin rumbo, a merced de oleajes, tempestades y vientos huracanados que harían imposible llegar a nuestro punto de destino, estando a merced de este o aquel canto de sirena.


El ser humano, desde su existencia, es un ser personal y sociable a la vez. No olvidemos que nacemos en el seno de una mujer-hembra, gestante de un nuevo ser, tras el periodo necesario para su formación. Debemos nuestra existencia a nuestros progenitores, aportadores de la incipiente "semilla" o germen para nuestro desarrollo fisiológico y psíquico. No quiero obviar los avances científicos en el campo de la gestación que alteran el origen natural de nuestra presencia en el mundo como seres humanos y que nos obligan a reflexionar.


El origen natural de la aparición del ser humano ha sido el seno y el núcleo familiar donde nace y se desarrolla el individuo y en el que se le presta todo lo necesario para su conformación, gratuitamente. En mi caso y estoy segura de que en el de muchos de vosotros, la familia es la que siempre hemos tenido a nuestro lado para intentar solucionar esos baches encontrados en nuestro día a día. Es en la familia donde nos hacemos y nos modelamos como personas; es la que está junto a nosotros desde nuestro amanecer hasta nuestro ocaso existencial. De ahí que quisiera dejar constancia y presentarme como testigo fiel, por la experiencia de mi propia vida, de que sin mi familia no sería lo que soy, sin lugar a dudas. Ella ha aportado en mi vida esa "Luz" tan necesaria para mi caminar, en todos los sentidos: material, humano y trascendental, proporcionando todo lo necesario y preciso para mi desarrollo y formación integral. Son compañeros inseparables de mi existencia.


Quisiera dar las GRACIAS a mi familia, como no podía ser de otro modo: a mis padres, Joaquín y Mª Teresa, quienes se han desvivido por mi hermana y por mí; a mi abuela Manola, mi Ángel de la guarda, con la que tengo la firme esperanza de encontrarme cuando finalice mi peregrinar por este mundo terrenal; a mi hermana Mayte, mis ahijados Ariadna y Luis, tíos, primos y tantos otros familiares que me han arropado y ofrecido siempre su cariño. GRACIAS a todos por vuestro amor incondicional.


Desde este foro quisiera lanzar un grito de SOS en favor de la familia para que todo tipo de institución pública y privada se involucre en pro de ella y facilite su estabilidad e integridad por el bien nuestro personal y el de la propia sociedad.


Os invito a reflexionar sobre lo expuesto y a que seáis agradecidos con vuestra familia. Ellos entregan a sus hijos todo lo que tienen con el fin de ayudar y luchan para que estos gocen de un futuro estable y feliz. No os dejéis seducir por cantos de sirena oídos por allá o por acá, que enmascaran el verdadero sentido de la vida humana, nos incitan al naufragio y ponen en peligro nuestra travesía existencial. Rodeaos de buenos amigos, de los que no fallan y de los que están en las buenas y en las malas y, por supuesto, de vuestra familia. Siempre van a estar ahí por vosotros.


GRACIAS por la oportunidad que se me ha brindado para poner en relieve el valor y la gran riqueza que nos proporciona nuestra familia, que nos hace ser lo que somos y contribuye a que la sociedad sea más humana.


Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page